Entradas

Véndelo todo

Imagen
  En una ocasión había una joven trans, su amiga bisexual, un madurito gay, una anciana lesbiana, su prima intersexual, y un cuarentón heteroflexible, que se acercaron a Jesús para preguntarle: «Maestro bueno, ¿qué haremos para alcanzar la vida eterna?». Antes de escuchar la respuesta, se añadieron poco a poco una infinidad de personas con la misma inquietud: una veinteañera no binaria, un adolescente de género fluido, un teórico queer … Jesús les miró, carraspeó, y les dijo: «Los mandamientos ya los sabéis», pero no pudo continuar porque comenzaron a quejarse: «es injusto que tengamos que cumplir las leyes heteronormativas y dejar de ser quienes somos para poder alcanzar la vida eterna». «No, no», prosiguió Jesús, «me refiero a no adulteres, no mates, no hurtes, no mientas…». La respuesta pareció tranquilizarles, y todxs mintieron al unísono: «Maestro todo eso lo hemos cumplido desde que éramos niñxs queer ». Entonces Jesús les miró, les amó, y les dijo: «Una cosa os falta, vended tod

Discursos de odio. Labios mentirosos.

Imagen
  Los ataques de odio hacia el colectivo LGTBIQ han aumentado en los últimos años, así como la intensidad de la violencia, eso es lo que dicen los distintos observatorios contra la LGTBIQfobia. Se sienten impunes, ayer mismo un grupo neonazi se manifestaba en el barrio de Chueca de Madrid al grito de «Fuera sidosos de Madrid. Fuera maricas de nuestros barrios». Evidentemente esto no ocurre por arte de magia, los discursos de la ultraderecha, o de los fundamentalismos religiosos, ofrecen un marco ideológico que los alienta. Recordemos declaraciones como: «Si realmente se quiere defender a los niños, no hay que defender a los niños homosexuales, si es que existe semejante cosa, o los niños trans» (Alicia Rubio, diputada de Vox en la Asamblea de Madrid), «Nos preocupa que el ejercicio de una opción de vida desde la orientación homosexual se confunda cada vez más con un derecho humano fundamental» (Comunicado de la Alianza Evangélica Española), «La persona homosexual que libremente quier

Cómo dejar de ser el obispo de Solsona. Un éxito de Cristflix

Imagen
  Hace unas décadas el cine se hacía de oro con el filón de las películas bíblicas: Rey de Reyes, Ben-Hur, Los diez mandamientos, Jesucristo Superstar, o La Pasión de Cristo. Pero ahora las producciones de temática religiosa se han alejado de las salas de cine para abrazar las plataformas en línea como Cristflix , donde pueden colocar sus mensajes creando series televisivas que mantengan a sus subscriptores pegados a la pantalla el máximo tiempo posible. Además, han abandonado la temática bíblica, que consideraban ya agotada, para centrarse en tramas ocurrentes, ágiles, sorprendentes e inverosímiles, pero sin llegar al esperpento (al menos en el primer capítulo). Y así nació Cómo dejar de ser el obispo de Solsona, protagonizada por Xavier Novell, un personaje que tiene tanto admiradores como detractores, pero que es el responsable del enorme éxito que está cosechando esta serie de ficción.

Jesus’ lover

Imagen
  When we reflect on the love story between Lazarus and Jesus, we immediately come up with many questions that remain unanswered. However, there are some questions that the gospel puts into the mouth of Martha and Mary: Why did Jesus not come before? Why did He let Lazarus die? It is true that the all-knowing Jesus presented by the evangelist has a justification everything, but it is “ for the glory of God ” [1] or so “ that they may believe that You sent Me, ” [2] which are not acceptable answers for those who identify with the lover abandoned on his deathbed.  

Decir nuestro nombre

Imagen
  «No hay una humanidad que camina. No hay un pensamiento que piensa. No hay un amor que ama. No hay una lengua que habla. Hay Ana y Juan, que caminan, que aman, que piensan, y que hablan» [1] . Es importante recordar esta cita cuando nos bombardean con discursos supuestamente universales, de carácter político o religioso, que lo que pretenden es disolvernos en la masa, para borrarnos y hacernos desaparecer por arte de magia. Lo realmente universal, si existe, si es posible pensarlo, debemos construirlo a partir de los nombres propios de aquellas personas a las que se pretende representar. Si no es así, no lo necesitamos, no lo queremos, porque no nos libera, porque nos hará sufrir.