Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

¿De quién es el cuerpo de una mujer embarazada?

“Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti[1]”.
Por mucho que pasen los años, o los miles de años, todavía hay gente empecinada en identificar a las mujeres con la maternidad, el deseo masculino y la subordinación al varón. Como si fuera de estas dimensiones las mujeres no tuvieran ningún sentido, como si no fueran mujeres completas. No aceptar, no desear, o simplemente no poder satisfacer estas obligaciones (maldiciones divinas) sería una manera de rebelión con el orden establecido desde el principio por Dios.
Las mujeres no son hombres, las mujeres no deciden, son el “sexo débil” que necesita de la autoridad de un varón que les diga lo que en realidad les conviene. A falta de varón tenemos a una sociedad que mediante costumbres y leyes las debe ir orientando para que puedan ser felices. El papel fundamental que se les ha encomendado es la maternidad, y para poder llegar a este estatus c…

Lo peor de Unamuno, amigo de la Alianza Evangélica Española

Hace tiempo que sabíamos que el ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón recibiría el premio “Unamuno amigo de los protestantes” que cada año otorga la conservadora revista Protestante Digital, vinculada a la Alianza Evangélica Española, guardiana del pensamiento único y del fundamentalismo más rancio dentro del protestantismo en este nuestro Estado. Y por fin, la semana pasada lo recogió “emocionado”, comprometiéndose con la defensa de las minorías religiosas, y reconociendo que no merecía tal distinción.


En la entrega del premio, el psiquiatra Pablo Martínez, recordado por muchos homosexuales evangélicos por sus terapias en las que anima a potenciar la heterosexualidad que todas y todos llevamos dentro (imagino él también), afirmaba con rotundidad: “Tenemos que aprender y ser y estar con los que discrepan de nuestras ideas”. Por mucho que suene a justificación de porqué Gallardón recibía la distinción, la frase no puede más que producirnos una sonrisa y una pregunta: “Don Pablo,…