Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Una fe pequeña

No es fácil creer en Dios hoy, no es fácil. No es sencillo afirmar que le importamos, que todavía tiene un mínimo interés por este loco mundo en el que vivimos. Siempre nos movemos en una zona peligrosa, donde corremos el riesgo de perder esa fe que, no sabemos bien porqué, nos acompaña siempre. Quizás no haya otra manera de creer, me digo a veces, quizás sea eso a lo máximo que podemos aspirar: tener una fe pequeña, débil y totalmente dependiente de un Dios que, si existe, será capaz de acompañarnos y perdonarnos si algún día no podemos ya creer en Él.

La fe con mayúsculas, me da miedo, me produce desconfianza, y hasta temor. Conozco gente que dice tenerla, y que cómo Abraham está dispuesta a traspasar con un cuchillo afilado el pecho de su hijo si Dios se lo pide[1]. Máquinas frías al servicio de la verdad y la voluntad divina, soldados insensibles a las órdenes de un Dios que les pide no pensar, no dudar, no desobedecer, e incluso no amar. Fe con mayúsculas que sólo sabe leer, y no …