lunes, mayo 27

"Mi padre, su compañero y yo, éramos conscientes de nuestra felicidad un poco diferente". Entrevista a la teóloga francesa Joan Charras.

Hola Joan, formas parte de la iglesia protestante francesa, ¿puedes contarnos un poco la labor que realizas dentro de ella?

Trabajo en una organización misionera independiente apoyada por los servicios misioneros de las iglesias protestantes francesas y suizas. Éste es mi trabajo fijo, digamos “oficial”.

Mando libros de teología a nuestros socios de los institutos de teología en África, el Caribe, Madagascar y también en el Pacífico. También apoyo programas de formación de bibliotecarios/as en aquellos institutos.

¿Desde cuando estás involucrada en la vida de la iglesia?

Desde la escuela de mi parroquia reformada en el centro de Estrasburgo, o sea a los catorce años. Después me fui un verano de voluntaria a Cuba, más tarde me fui un año sabático a España, Israel y la YMCA en los Estados Unidos. Empecé teología a los diecinueve años, hace ahora catorce años.


Ahora estás haciendo el doctorado... ¿Cuál es el tema de tu tesis?

La liturgia luterana y reformada en las iglesias francesas, empecé cuando todavía no estaban unidas.

Para los que no sabemos mucho del tema, hablar sobre liturgia suena como algo antiguo y poco importante... ¿Qué opinas?

Que lo mismo me parecía a mí, pero me resultó interesante investigar sobre ello en el protestantismo francés. Me fui a visitar treinta y cinco parroquias para recoger datos. Somos menos del dos por ciento de la población, pero cada parroquia tiene sus particularidades.

Dice la liturgia algo de la comunidad?

Sí, creo que sí, dice mucho de la manera de involucrar o no a la gente. Lo más importante últimamente es la himnología. A la gente le gustan mucho los aportes musicales, es lo más importante, pero lo que casi estamos perdiendo es la comunión (eucaristía).
Se supone que la liturgia es obra de la comunidad y también de la Iglesia. Es un encuentro entre la tradición, la comunidad y Dios. Antes era muy formal, ahora es más misionera y con muchas iniciativas nuevas. Sin embargo falla cuando no permite involucrar a la gente.


Hablando de involucrarse... eres una mujer muy involucrada en la defensa de los derechos de las personas lgtb, también dentro de la iglesia. ¿A qué se debe esta sensibilidad?

Cuando estudiaba Teología conocí a Jean Vilbas, precursor de “Carrefour de Chrétiens Inclusifs”, una red de los grupos cristianos inclusivos en Francia, Bélgica y Suiza. Jean hizo un doctorado sobre este tema.

¿Qué te permitió descubrir Jean Vilbas que no sabías o no habías tenido en cuenta antes?

No había entendido la discriminación que existía dentro de la iglesia. Pensaba que era normal ser discretos, como lo éramos mi padre, su compañero, y yo.

Esa discreción que tú y tu familia vivíais, ¿Os hacía daño?

No, todo el mundo lo vivía así, de manera discreta. No conocía a ninguna persona abiertamente homosexual en la iglesia.

Y entonces, si vivías en una comunidad donde no había ningún homosexual, y donde ese tema supongo que era tabú... ¿Cómo vivías tu situación familiar?

Éramos muy felices, mi padre y su pareja no iban a la iglesia. Mezclamos ambos ambientes y nuestras culturas (la pareja de mi padre era inglés), mirábamos la Gay Pride en la televisión muertos de risa, éramos discretos, felices, conscientes de nuestra felicidad un poco diferente. Por otra parte iba a casa de mi madre la mitad del tiempo, con ella tenía otro tipo de vida.

Ahora eres miembro de una iglesia, ¿la realidad familiar de niñas y niños como tú está recogida?

No, esa realidad sigue oculta, aunque trabajo mucho sobre ello. En este momento estoy muy involucrada en la animación de tertulias sobre el tema. Algunos pastores que están fuera del armario confían en mí después de muchos años. Tienen hijos y necesitan apoyo.

¿Existen en la Iglesia Protestante Francesa pastores que viven fuera del armario?

Pertenezco a la Unión de las Iglesias Protestantes de Alsacia y Lorana, una unión bastante numerosa, unas trescientas cincuenta parroquias y casi el mismo número de pastores. Dos de esos pastores viven fuera del armario y tranquilos con ello.

Supongo que sabes que eso en España es impensable... ¿Es posible la bendición de parejas del mismo sexo en esta unión de iglesias?¿Hay alguna decisión sobre el tema?

Tenemos un grupo de reflexión que recoge información, pero rechazaron la opción de integrar a personas lgtbi o concienciadas (como yo) en el grupo. También en la Iglesia Unida Protestante (Reúne todas las parroquias protestantes de Francia y ultramarinas, menos las de Alsacia y Lorana) existe un grupo similar.
No sé que decidirán o propondrán, una parte de los protestantes están preparados para incluir la diversidad de manera visible, pero otra parte amenaza con irse a las iglesias más fundamentalistas. Los que están en el centro, quieren cambiar de tema porque se volvió bastante agobiante aquí en Francia.

La verdad es que a muchos nos han sorprendido las manifestaciones, agresiones, o incluso un suicidio, de quienes se oponen al matrimonio igualitario en Francia, supuesta cuna de la igualdad. ¿Cómo lo has vivido tú?

Fue muy duro, pero también una oportunidad para desencadenar una reflexión que la gente pensaba inútil. Muchos protestantes me mandaron mensajes del tipo: ”no sabía que era tan fuerte la opresión y la discriminación de la cual me hablabas”.
Se “libraron la palabra y la Palabra (el Evangelio)”. Es decir fue la liberación de la palabra, puesto que la gente dijo lo que tenía en el corazón, y la liberación de la Palabra, porque fue una ocasión para compartir acerca de otras hermenéuticas bíblicas.

Sin embargo la ofensiva conservadora contra el matrimonio igualitario que hemos visto en las calles de París, y en algunos medios de comunicación, son difíciles de comparar con la forma en que reaccionaron los conservadores de otros países europeos. ¿A qué crees que se debe esa diferencia? ¿Está creciendo en Francia las posiciones de extrema derecha?

Sí, la crisis y los cambios brutales que vivimos en el país, quien se considero fuerte, internacional y rico hasta hace poco, están revelando que una parte de Francia, la de Vichy y de Petain, no se independizó nunca del movimiento fascista. Es une bofetada para la mayoría de los franceses, muy comprometidos con la libertad, el arte, el intercambio humano y cultural.

La Iglesia Protestante en Francia en cuanto a la ley de matrimonio igualitario, ¿se ha posicionado a favor, en contra, o se ha quedado muda?

La Federación de Iglesias Protestantes publicaron textos del tipo: “no se puede discriminar a la gente”, “la Biblia no habla directamente de la homosexualidad contemporánea”, “pero el plan primero de Dios es...”.

Si uno lo que me cuentas con lo que me has explicado al principio de que en las iglesias francesas hay mucha música, pero poca integración de la gente, podríamos decir que hay muchas frases, muchos textos, pero poca integración real.

Hablan mucho de confusión, hay muchos textos, pero ninguno de ellos puede dar un impulso real a las iglesias protestantes, ya que son una federación de iglesias con diferentes recorridos. El protestantismo tiene el defecto de su calidad: es muy diverso, intercultural y abierto al dialogo. Por lo tanto, nos fragmentamos bastante y por miedo de las recurrentes peleas, a veces, nos amoldamos al statu quo.

Para terminar me gustaría preguntarte si la experiencia de tu padre y su pareja, que tuvieron que vivir su amor en la más estricta intimidad, te ha aportado algo a ti, como mujer, como heterosexual, como cristiana.

Me ha aportado mucho: siempre respetaron mi espiritualidad, me enseñaron lo que es una pareja (mi padre y mi madre se divorciaron cuando yo tenía 2 años) y como eran de culturas diferentes, me enseñaron mucho sobre la interculturalidad. Les dedico esta entrevista, ya que fueron mis pilares en la adolescencia y que son abuelos tan graciosos como generosos.

Gracias Joan por compartir un poco tu visión y tu experiencia...

Entrevista Realizada por Carlos Osma 


2 comentarios:

  1. ¡ Qué bonito testimonio! Es el futuro de las Iglesias y fuera de ellas, el futuro de la igual participación de mujeres y hombres en la sociedad, el futuro de la inclusión total, es el futuro del futuro, es simplemente parte del futuro. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Manuel, entiendo lo que dices, y supongo que tienes razón.. Pero más que futuro, para muchos es el presente... Por eso necesitamos comunidades que vivan en el presente de todos, y no se queden ancladas en el presente de algunos y el pasado de muchos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Así que muchas gracias por tus aportaciones. Recuerda que para que se publiquen debes indicar tu nombre.