Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Acabar con la intolerancia

La lucha por los derechos de las personas lgtbi en la sociedad occidental parece que se decanta a favor de la inclusión. A pesar de eso no deberíamos cantar victoria antes de tiempo, ya que quienes se oponen no lo van a poner fácil y harán todo lo que esté en su mano para imponer sus absurdos prejuicios. Sin embargo todo parece indicar que poco a poco la homofobia, al menos la más evidente y descarada, va siendo arrinconada en lugares marginales, y que quienes detentan puestos de poder, por convicción o intereses más o menos evidentes, han decidido enarbolar la bandera de la diversidad.
Son los grupos religiosos más fundamentalistas, las instituciones más conservadoras, o las personas más rígidas, quienes a día de hoy muestran un mayor índice de intolerancia hacia la diferencia, y sobre todo, a que esa diferencia pueda ser protegida por la ley, o querida por el mismo Dios. Dicha intolerancia, como cualquier otra, sólo tiene razón de ser cuando alguien se siente atacado o ve peligrar su…

¡Jodie Foster, hija, ya era hora!

La noticia de la salida del armario de la genial actriz Jodie Foster ha recorrido el mundo en pocas horas. Allí, arriba del escenario, mientras recogía el premio “Cecil B. Demile” por su trayectoria cinematográfica, dijo explícitamente lo que todos ya sabíamos hace años: que era lesbiana. Esta confesión, al igual que los emotivos mensajes que envió a algunas personas, entre ellas a su expareja sentimental y amiga Cydney Bernard, con la que tiene dos hijos; hizo poner en pie a los asistentes a la gala, que la aplaudieron reconociendo lo que realmente es: una mujer excepcional.
Sin embargo que Jodie Foster era lesbiana no se puede decir que fuera un secreto, era más bien algo que se daba por sentado. Aunque por lo sucedido, da la impresión de que Jodie no se había dado cuenta. Lo que me hace recordar una situación similar que viví hace tiempo cuando un compañero, con el que trabajaba hacía más de una año, me pidió, con evidentes signos de nerviosismo, si podíamos hablar un momento a sola…

¿Qué tiene dios entre las piernas?

Depende de cómo se entienda, más que provocadora, la pregunta puede ser ciertamente absurda. Por tanto, hay que aclarar que nos estamos preguntando sobre la entrepierna de nuestra imagen cristiana de Dios, que quien más o quien menos tiene hecha, aunque no lo quiera reconocer. No me refiero al Dios todopoderoso, eterno, inmutable, al que no logramos ni lograremos comprender, sino al dios con el que pretendemos aproximarnos a ese Otro, pero que a la vez, refleja en ocasiones estructuras de privilegio y dominación completamente humanas.
Si nos atenemos a la iconografía, al menos la más conocida, tendríamos que concluir que dios es un hombre. Si intentamos buscar en la Biblia, el mismo Jesús habla de Dios como Padre, así que lo más lógico sería seguir pensando lo mismo, dios es un hombre. Cierto es que los roles que cumple ese dios parecen evolucionar del Antiguo al Nuevo Testamento, y que si en el primero los roles de género que se le aplican tienen más que ver con la creación y la auto…