domingo, agosto 27

Job para la comunidad LGTBI+


Si los cristianos LGTBI+ hiciésemos una selección de libros de la Biblia donde escuchamos con más claridad la Palabra de Dios dirigiéndose a nosotras, con toda seguridad Job no faltaría. El autor de esta obra elige como protagonista a un hombre que no solo no era judío, sino que formaba parte de un pueblo, el edomita, percibido como enemigo por los israelitas. De hecho “Edom ha seguido siendo en el judaísmo el nombre que describe crípticamente a los estados o poderes que persiguen a los judíos(1). Y no hay más que escuchar hoy los mensajes de la ortodoxia cristiana, que hace de nosotras y nuestra supuesta ideología de género” el poder demoníaco que la amenaza, para entender que la experiencia del edomita Job refleja en buena parte la nuestra.

Comienza la obra con un Dios que se muestra satisfecho por la actitud y el comportamiento de su siervo Job: “Ciertamente no hay otro como él en la tierra: hombre justo y honrado(2), a lo que Satán, una especie de fiscal de la corte celeste, responde: “¡lánzale tu mano, toca lo que es suyo!, ¡a ver si no te maldice a la cara!(3). Y tras el permiso de Dios para que Job fuese puesto a prueba por Satán, con la condición de que no tocara su cuerpo, el tentador acabó con sus siervos, su ganado y finalmente con sus hijos e hijas. Cuando Job recibió la noticia de que lo había perdido todo, mostró su dolor: “se rapó la cabeza y se arrojó por tierra, prosternándose(4)” y exclamó: “¡Desnudo salí del vientre de mi madre y allí volveré desnudo! Dios dió, Dios quitó; ¡bendito sea el nombre de Dios!(5). De esta manera se mostró respetuoso ante la voluntad divina.

Nuestro protagonista es presentado en un estado de perfección paradisíaco, desde donde se erige como ejemplo a imitar, él es sin duda el ideal al que aspira el patriarcalismo. Digamos que Job es un hombre “como Dios manda”, un hombre de éxito y un ejemplo para la sociedad en la que vivía, su vida es la confirmación de la teología del momento: “quien asume su lugar en el mundo patriarcal, tiene éxito y todo le va bien”. Como indica con acierto Satán, desde esta posición es fácil ser íntegro, por eso el enviado de Dios le hace caer de la cúspide y le desposee de todo aquello que lo convierte en un modelo positivo de masculinidad. No parece importarle demasiado al autor cómo se siente Job por la pérdida de sus hijos e hijas, si fuera así podría haber escrito una obra entera para explicarnos sus sentimientos, pero prefiere centrarse en la situación de un hombre que ha recibido la afrenta de perder sus riquezas, y lo que es más importante, de no tener ya una descendencia que recuerde su nombre. Job de un plumazo, es expulsado del centro de poder heternormativo de su tiempo y es empujado a los márgenes de la sociedad, esa en la que vivían los perdedores, los pecadores.

Eso es lo que somos las personas LGTBI+ a ojos de la religiosidad legalista, personas desposeídas de la dignidad suficiente para ser ejemplo de cualquier cosa. Seres humanos lanzados por la heteronormatividad desde lo alto de la cúspide de la sociedad a lo más bajo e indigno justo en el momento en el que nos atrevemos a mostrarnos íntegros y agradecidos con la diversidad con la que Dios nos ha bendecido. Y al recibir la noticia de que hemos perdido todo aquello que nos hace respetables para nuestras iglesias, nuestras familias o amistades, tenemos la opción de comenzar a gritar y a revolvernos sobre nosotros mismos añorando volver al Edén perdido. Muchos hemos pasado por ahí durante años, implorando el perdón con cada una de nuestras acciones. También podemos renegar del Dios al que hemos seguido, porque quizás simplemente lo hacíamos por inercia cuando todo nos iba de maravilla. O finalmente podemos entender que nuestro seguimiento no depende del lugar donde el Satán de la homofobia, la bifobia y la transfobia nos haya colocado. Que desde cualquiera de los escalones de la pirámide social, aunque sea el último, podemos trabajar por la justicia, podemos servir a Dios. Porque la denuncia del Satán que nos humilla, de la transfobia, homofobia, bifobia, del machismo... se puede hacer desde cualquier lugar; pero no hay grito más constante, o acción más decidida, que la de aquellos y aquellas que ya no pueden descender más, y que se abandonan a la voluntad divina para destruir pirámides y construir un mundo nuevo donde todos los seres humanos tengan el mismo valor.

Ante la muestra de fidelidad de Job, Dios se alegra ante Satán: “Aún se aferra a su integridad, pese a que me incitaste contra él para que lo destruyera de balde(6). A lo que el destructor responde: “ponle la mano encima y tócale huesos y carnes..., a ver si no te maldice a la cara(7). Y tras recibir el permiso divino con la condición de que no le quitara la vida, Satán “hirió a Job con escoriaciones malignas de la planta del pie a la coronilla(8). Pero Job se mantuvo firme incluso cuando su esposa le incitaba a que maldijera a Dios y se muriese. Su respuesta contundente: “hemos de aceptar de Elohim el bien, y ¿acaso no hemos de aceptar el mal?(9).

La heteronormatividad, no sólo tiene un impacto en nuestras relaciones o en la manera que la que la sociedad nos percibe, también lo tiene sobre nuestro cuerpo. Sabemos exactamente como son los cuerpos que la heteronormatividad construye, y como deben expresarse dependiendo del género que se impone. Y para conseguir la aceptación muchas personas torturan su cuerpo en un gimnasio, toman vitaminas, anabolizantes, o se ponen silicona en cualquier parte del cuerpo. Otras van un paso más allá y entienden que la castración es la única posibilidad para hacer concordar su género y su sexo. La lucha por la aceptación tiene un precio muy alto en los cuerpos de quienes creen que es posible satisfacer las exigencias heteronormativas, y finalmente acaban por sucumbir, porque si hay algo efímero en nosotras, es nuestro cuerpo. Sí, ese cuerpo que es reducido a la capacidad de gestar en las mujeres, o a los genitales en los hombres gays. A un error de la naturaleza en el caso de las personas trans, a un objeto erótico en el de las mujeres lesbianas, o si hablamos de personas interesexuales, a un lugar de experimentación donde los divinizados doctores eligen cuál es el sexo más conveniente.

Quien no se haya percatado ya de que la ideología heteronormativa ha llagado nuestros cuerpos para hacerlos parecer enfermos y repugnantes, es que prefiere estar mirando hacia otro lado. Y cuando el autodesprecio a una misma y el rechazo al propio cuerpo es tan grande, quizás la tentación de maldecir a Dios y tirarlo todo por la borda se hace presente. Supongo que es la falta de autoestima, de respeto al propio cuerpo, lo que lleva a muchas personas a mantener relaciones sexuales sin protección, a buscar placer a través del dolor corporal, o a encomendarse a doctores sin escrúpulos ni preparación que les rajarán de arriba abajo. Sin embargo Job nos invita a rechazar dichas tentaciones. Incluso cuando la heteronormatividad se ceba con nuestro cuerpo, nosotras podemos mantener la dignidad y no lanzarnos en manos de la muerte. La desesperación puede ser muy fuerte, pero es posible resistirnos, esa es la única forma de acabar con ella. El Satán del libro de Job desaparece para siempre cuando éste se niega a rendirse y maldecir a Dios, ya no aparecerá de nuevo, serán otros los tentadores, pero es posible enfrentarse a ellos cuando una ha sabido sortear la muerte. Cuando ha elegido no maldecir y vivir, cuando ha decidido mirar hacia delante a pesar de todo, proponiéndose respetar el propio cuerpo y construyéndolo en consonancia con la propia identidad, no con la que la ideología del binarismo impone.

Job tiene razones para sentirse decepcionado con el Dios en el que cree, por mucho que diga acepar el dolor que cree que éste le está produciendo, es evidente que se siente dolido, ¿quién no lo estaría? Pero si no reniega de Dios y de la vida, es porque aún le queda alguna esperanza de que ese Dios sea realmente quien le ayude a alcanzar la justicia que como ser humano merece. Y esa es la misma esperanza que tenemos los cristianos y cristianas LGTBI+, lograr que ese Dios que un día creímos que era nuestra enemiga, se ponga de nuestro lado y nos traiga  justicia. No se trata de venganza, el libro de Job no habla de eso, sino de dignidad. Y de descansar en la promesa de que Dios está siempre del lado del oprimido, y que es nuestra obligación denunciar a quienes utilizan su nombre para imponer una ideología de odio y exclusión.


Carlos Osma


Recuerda que puedes dejar tu opinión sobre este artículo aquí mismo.

Si deseas leer un artículo relacionado: Teología de la opresión en el libro de Job.

Notas:

1.  J. Trebolle, S. Pottecher. Job (Madrid; Editorial Trotta, 2011), p.102
2.  Job 1,8
3.  1,11
4.  1,20
5.  1,21
6.  2,3
7.  2,58
8.  2,7
9.  2,11

Artículo publicado originalmente en la revista Locademia de Teología 




2 comentarios:

  1. Buenas tardes Carlos Osma...

    Me parece bueno tu interés sobre el tema, es un punto de vista bastante adecuado al hoy, aunque hay que analizar ciertos aspectos en las intersecciones de los puntos de vista; El autor aunque anónimo la tradición lo atribuye a Moisés, según esta, Moisés pudo conocer la historia de Job durante su huida del Bajo Egipto si así fuere Job era un habitante de la península arábiga; Job 1:1 Hubo un varón en tierra de Uz... Uz es el hijo de Aram, descendiente directo de Sem, Hijo de Noé, primogénito de este, la heredad de este se unió con el tiempo al reino de Edom, mas no eran edomitas, por tanto Job era SEMITA; temeroso de Dios Job es considerado un profeta en las religiones abrahámicas; Satán como tal no es una especie de fiscal de la corte celeste, ES el fiscal, para los judíos, el bien y el mal son permitidos por Dios, así que este es el rol que cumple. Job era un hombre recto y justo simplemente, NO perfecto como Dios manda, pero eso sí lleno de Amor para con Él, además, el relato bíblico no nos dice que haya sido expulsado en algún momento del centro de poder heteronormativo hacia los márgenes sociales, como tampoco muestra algún pecado cometido de este; bajo este tenor comentó: Creo firmemente que NADIE, PERO NADIE, tiene el derecho de juzgar, NO fuimos llamados para ello, sino escogidos para dar luz en la oscuridad, el mostrarse íntegros y/o agradecidos con la diversidad, no puede llamarse 'Bendición con la que Dios nos ha bendecido' porque independientemente de cualquier escalón donde te quieras situar en la pirámide social, aun el último, trabajar por la justicia y servir a Dios no es optativo, TODOS SOMOS y formamos parte de un propósito en su propósito, Porque la denuncia que humilla no es de Satán, es de tu propio espíritu de vida que habla a tu alma, la homofobia, bifobia y todas las fobias que se quieran usar, solo son parapentes tratando de amortiguar el golpe, dices que no hay grito más constante o acción más decidida que la de aquellos que ya no pueden descender más, ese grito mi hermano, es el grito desesperado de tu ser, y sabes a lo que me refiero, pues en la vida como en el teatro, aunque todos vean la careta riendo, mi rostro llora; El mundo nuevo donde todos los seres humanos tengamos el mismo valor es en el ahora, pues el valor lo etiquetas tú solamente; Hemos de aceptar de Padre Bueno solamente el bien? de quien depende carlos? acaso no depende del cristal con que se mire? Amigo mio, termino mi comentario diciendo, Dios no se equivoca, NO hay errores en la naturaleza, nosotros somos nuestros máximos enemigos, pues aun viendo, no miramos, oyendo, no escuchamos, y conociendo... Ignoramos. Lo que sí creo es muy importante saber por todos, heterosexuales y demás, que nos ha sido revelado en la carta a los romanos cap 1:28 que los que habiendo conocido al Dios Eterno, decidiendo no glorificarle como Dios, haciéndose ingratos, envanecidos en razonamientos, llegaron a la necedad, a grado tal, que fueron entregados a sí mismos, para hacer cosas que nunca en sano juicio podrían hacer, recibiendo la retribución debida por ello en carne propia; Por tanto amigo mío, ruego que pronto puedas ver oir, entender... solamente no decaigas en tu lucha, sigue buscando a Dios y solamente en Él, encontraras camino.

    Gracia y Paz
    http://elsabermas1974.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  2. Para empezar, muchas gracias Jorge por tu comentario. Es bastante extenso, tocas muchos puntos, y algunos al no explicarte claramente, no entiendo muy bien que quieres decir. Pero aún así, te contesto a lo que más o menos entiendo. No te conozco, no sé si eres especialista en el libro de Job, pero prefiero aclararte que yo no lo soy, y que por eso tengo que guiarme por los especialistas. En el articulo aclaro la obra que utilizo como referencia: J. Trebolle, S. Pottecher. Job (Madrid; Editorial Trotta, 2011).
    1. Autor de Job: No tiene un autor único (y Moisés no es ninguno de ellos), sino que ha sido escrito en varios momentos y se han ido añadiendo "capítulos".
    2. Job personaje histórico: El libro de Job viene a ser una "fábula sapiencial" que sigue la tradición de los diálogos sumero-acadios. No es un libro de historia...algo que creo es bastante evidente cuando se lee.
    3. Satán: En el momento en el que fue escrito, todavía la figura de satanás no se entendía como lo podemos hacer nosotros en este momento. Satán en el libro de Job es un ser celeste que actúa como acusador en la corte celestial.
    4. Época en la que fue escrito: La redacción final se estima que procede del exilio o post-exilio (v-iv a.C.)
    5. Job Edomita: El nombre Job no es hebreo. Uz es también el nombre de un miembro de la familia de Esaú, es decir Edom (Gn 36,28), y era un sinónimo de Edom. Estos y otros datos apuntan a que Job procedía del territorio de los edomitas, situado al sureste de Juda.
    6. Expulsión del centro heteronormativo. En la cúspide de la sociedad que refleja el texto de Job se sitúan los hombres, pero no todos, sólo los que son ricos (apoyados por una ideología muy simple que dice que si te va bien es porque te comportas como Dios quiere, y si te va mal, es que has hecho algún pecado... de aquí que la enfermedad también se asocie con el pecado). Cuando Job lo pierde todo, y enferma, deja de ostentar este lugar privilegiado y por tanto, simbólicamente es expulsado al lugar de los pecadores.
    7. Todos somos parte de un propósito. Justo es aquí donde me pierdo en tu reflexión, no sé si te refieres a que el propósito es la heterosexualidad para todo el mundo, y que la homófobia es simplemente una escusa en la que nos parapetamos las personas LGTBI para justificarnos. La verdad es que esa necesidad que tenéis muchos heterosexuales de que el resto del mundo sea como vosotros me sorprende, ¿es inseguridad? Y lo que más me deja estupefacto, es ese discurso que dice: "en el fondo sabes que es verdad y que lo que tú eres no está bien"... ¿De verdad que necesitáis creeros eso para mantener vuestra teología en pié? Desde mi punto de vista lo único que hacéis es intentar aferraros a la cúspide de la pirámide social, dando un espectáculo un poco ridículo, porque en esa cúspide es verdad que están los hombres heterosexuales, pero no todos, porque además de la heterosexualidad se piden otras cosas, como ser rico, formar parte de la élite social, tener un cuerpo diez, ser blanco, tener estudios universitarios, ser inteligente, etc, etc, etc... Por esa razón cuando intentas hablarme situándote a tí encima de esa cúspide y a mí debajo (fíjate en tu última frase, cual maestro zen), me aferro a la enseñanza del libro de Job y te veo a tí, y a personas como tú, como los amigos que vinieron a ayudar a Job, pidiéndole que reconociera su pecado y pidiera perdón a Dios. Traían con ellos todo el peso de la tradición, pero estaban seriamente errados, sobre todo porque en ningún momento se pusieron al nivel de Job, ni lo escucharon de verdad. Solo hablaban y hablaban, repitiendo un mantra, que no por ser aceptado socialmente era verdad.
    La homofobia, bifobia, transfobia no es un parapeto, ¡ojalá! La homofobia que se deja ver tras tus últimas reflexiones produce mucho sufrimiento, y mucho dolor, y no ser capaz de percibirlo, para mí deja muy claro que no se está siguiendo el ejemplo de Jesús. Al menos el que encontramos en los evangelios.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Así que muchas gracias por tus aportaciones.Recuerda que para que se publiquen debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ninguna página, número de teléfono, o dirección. Si quieres hacer algún tipo de publicidad, puedes contactar conmigo en homoprotestantes@gmail.com