jueves, noviembre 27

Distancias



Entre el mundo y el ser humano hay un abismo infinito, no importa que abramos bien los ojos para captarlo o que los cerremos para concentrarnos en los sonidos u olores que desprende; se nos escapa irremediablemente. Incluso las cosas más cotidianas, aquellas que parecen evidentes e intrascendentes, son como fantasmas; cuando nos acercamos con atención a ellas se desvanecen como el humo. Pero no hay otra posibilidad que aceptar esta realidad escurridiza donde nuestra existencia tiene lugar, y por tanto, rendirnos ante la tentación de creer haber encontrado la forma perfecta de vivir en esta vida desconocida.


No hay realidad, sólo hay distancia insalvable donde se construye el verdadero hogar del hombre. Somos Sara y Abraham en camino desde Harán hasta Canaán, los israelitas cruzando el Mar Rojo, o las diez vírgenes esperando al esposo. Más bien no somos, sino que siempre estamos en proceso de llegar a ser. No poseemos las razones verdaderas, las interpretaciones perfectas, el mundo real. Sólo tenemos intuiciones, sueños, visiones, opiniones, propuestas de un mundo mejor. Y sólo es eso lo que podemos tener y lo que nos es posible perfeccionar.

Más cierto es que no existe dios. Ese dios por el que tantas veces amamos, sufrimos, luchamos, mentimos, abandonamos, somos felices o incluso matamos; somos nosotros mismos, o en ocasiones, la suma de unos cuantos de nosotros. Dice kart Barth que: “En Jesús se conoce a Dios como Dios desconocido”. No hay otra forma de conocerle, todo lo demás son intentos de apropiación del poder divino. Sólo por fe podemos aproximarnos al Dios verdadero, y en la fe, no hay seguridades.

Es cierto que se nos revela como amor infinito, pero en su infinitud nos perdemos, y nos desesperamos por no poder alcanzarlo. La divinidad envuelve todo lo que conocemos sin dejarse nunca atrapar. A la espera estamos de que irrumpa en nuestro mundo, en nuestras experiencias, para conocerla. Pero incluso ese conocimiento revelado, no sólo es parcial, sino que está deformado. No podemos conocer, sin transformar lo conocido, y por tanto sin dejar de conocer. Es ésta quizás, una marca de nuestra impotencia, de nuestra finitud.

Aún más paradójica resulta la distancia que nos separa de nosotros mismos. La pregunta sobre quienes somos, la respondemos con palabras que nunca llegan a expresar toda la verdad; se acercan, intuyen, pero no nos captan completamente. En el límite de esas palabras nos encontramos a veces con verdaderas prisiones que pretenden obligarnos a encajar en conceptos que no dicen nada de nosotros. Pero también allí, experimentamos la necesidad de crear palabras nuevas que expresen más fielmente lo que somos. Palabras siempre imprecisas y efímeras, por que son palabras humanas.

Para algunos no hay distancia en el yo, saben exactamente quienes son, porque se resignan a conocer lo que los demás quieren que sepan de sí mismos. Los que están en búsqueda de saber quienes son, los que recorren el camino interminable hacia su esencia, nunca alcanzarán su deseo. Pero pienso que sin recorrerlo, existe el peligro de no vivir una vida verdaderamente humana, sino más bien una vida que no se ha entendido a sí misma.


Carlos Osma


* Barth, K. “Carta a los Romanos”. (Madrid; BAC, 1998), p.163

Artículo publicado en la revista Lupa Protestante en Octubre de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Así que muchas gracias por tus aportaciones. Recuerda que para que se publiquen debes indicar tu nombre.